• Home »
  • Local »
  • “La planeación agrícola no puede darse en base a ocurrencias”; JCR
“La planeación agrícola no puede darse en base a ocurrencias”; JCR

“La planeación agrícola no puede darse en base a ocurrencias”; JCR

Indispensable para construir un sector agrícola competitivo y rentable; GAH.

MEXICALI.- La planeación no puede darse en base a ocurrencias debe ser parte de un estudio multidimensional de la zona productora y el comportamiento histórico de la producción y sobre todo de sus características como son: infraestructura productiva ya establecida, logística de almacenamiento, comercialización, capital humano, disponibilidad y oportunidad del agua, las condiciones agroclimáticas, el equipamiento, la cultura en el productor, el consumo y el conocimiento y comportamiento de los mercados nacionales e internacionales permitiendo así con estos factores el planteamiento de un modelo de desarrollo regional ejecutable con impactos en el corto, mediano y largo plazo y sobre todo asegurar su rentabilidad y recuperación de la inversión a desarrollar.
El Ing. Guillermo Aldrete Haas, delegado de la Secretaría de Agricultura afirmó lo anterior, destacando que la responsabilidad de SAGARPA como cabeza de sector es formular conducir y evaluar la política pública de desarrollo rural con la finalidad de elevar el nivel socioeconómico de las familias en el campo.
El gobierno tiene las herramientas las pone a disposición de los auténticos productores gente de trabajo, del campo, al margen de actores políticos, la planeación agrícola es política de trabajo.
Luego mencionó que en agosto anterior, el Secretario José Calzada Rovirosa presentó la estrategia de Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, en el que se prevé el desarrollo de regiones estratégicas, metas precisas de productividad para las principales cadenas agrícolas y oportunidades de mercado para los productos mexicanos este ejercicio de planeación tiene como finalidad consolidar y fortalecer las políticas y estrategias definidas en el Plan Nacional de Desarrollo y el programa sectorial de Agricultura, Ganadería, Desarrollo rural, Pesca y Alimentación.
“Se trata de en un proceso ejecutable en el corto plazo pero con visión de futuro proponiendo un nuevo modelo de desarrollo agrícola que facilitará alinear a las cadenas de valor, de investigación de innovación, de transferencia tecnológica, y adopción de tecnología de punta, proyectos estratégicos (este último importunísimo en nuestra zona ejemplo: problemas cadena trigo) aseguramiento agrícola y financiamiento oportuno no desfasado cuando al productor las fechas optimas de siembra y preparación ya han concluido”.
“Esta ruta es la base transitable para avanzar firmemente, sólidamente, consistentemente y congruente hacia nuestra meta”, precisó y agregó:

ENORME RETO
En el valle de Mexicali tanto autoridades y productores tenemos un enorme reto en un cultivo muy arraigado en los productores, el cultivo del trigo es un cultivo básico estratégico, a nivel nacional el trigo cristalino representa el 59.79% de la producción de trigo con lo que se satisface el consumo nacional y en esta especie de trigo cristalino, México es exportador pero en contraste la producción de trigo harinero es insuficiente para abastecer la demanda nacional por lo que existe una dependencia de las importaciones de harinero del 74.93% del consumo nacional la ruta de la organización la asociatividad de los productores incorporándose a las políticas públicas ya establecidas y sus herramientas son la ruta para poder transitar de ser productores de materia prima -“comodyties”- a acopiar, habilitar y comercializar directamente y así ver ya reflejadas las ventajas de una planeación agrícola adecuada con todas las herramientas que el Gobierno Federal (ejemplo: SAGARPA, FIRA) pone a disposición de los productores.
El valle de Mexicali cuenta con un listado de cultivos como lo son: Algodón, cártamo, ryegrass, cebollín, trigo de maíz, alfalfa, esparrago, uva de mesa, bermuda, cítricos, dátil, sorgo de grano, brócolis, espinacas. Los cuales pueden ser sujetos a una reconversión sin dejar de complementar con las acciones y prácticas que conlleva una buena planeación.