Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Tienen razón, pero…

Por César Villalobos López

El secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, menciona que “La planeación agrícola no puede darse en base a ocurrencias”, mientras su delegado en Baja California reconoce que “La planeación agrícola: Requisito indispensable para avanzar en la construcción de un sector agrícola competitivo y más rentable, Guillermo Aldrete Haas”.
A los dos les asiste la razón y hacen una serie de observaciones sobre las zonas productoras y comportamiento histórico de la producción y sus características, en relación a la infraestructura productiva ya establecida, -de la cual no se hace alguna especificación y pudiera ser la tierra misma, la maquinaria como tractores, sembradoras, niveladoras de suelo, cosechadoras de grano o fibra, etc.-, la logística de almacenamiento y comercialización, en el caso del valle de Mexicali podrían ser los despepites, en el caso del algodón, los centros de acopio y habilitadores de trigo, sorgo sudan o maíz, además de los empaques de hortalizas.
El programa de Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, presentado en agosto de 2017 por el secretario Calzada Rovirosa, se prevé el “desarrollo de regiones estratégicas”, desconociéndose si el valle de Mexicali y San Luis, R.C. Sonora, forman parte de alguna de esas regiones.
Se hace mención del capital humano, seguramente en referencia a la experiencia y a la capacidad productiva de los poseedores del recurso tierra que por años han establecido los distintos cultivos susceptibles, antes con paquetes tecnológicos oficiales, hoy con información de los desarrolladores de semillas y en cuanto a las plagas como la del piojo harinero, un insecto aparentemente sin mucho problema para el algodonero, pero con historial destructivo en plantaciones de vid, donde no se detecta a tiempo.
En cuanto a las plagas en general, los productores carecen de un cuadro básico de plaguicidas, con la omisión física de personal técnico de sanidad vegetal que, por años, al igual que los productores de fibra blanca, estuvieron ignorando la presencia del piojo.
El documento del secretario Calzada Rovirosa hace referencia a “disponibilidad y oportunidad del agua”, misma que en el Distrito de Riego 014 del Río Colorado, riega cultivos de Baja California y de Sonora, ha sido problema debido a que por varios años se careció de una cedula de cultivos en base a una buena planeación sustentada en la disponibilidad de volúmenes, en la lámina de riego de cada cultivo, en la capacidad de conducción de cada canal, prevaleciendo a cambio el abuso y la corrupción de directivos y usuarios de módulos, en ocasiones en complicidad con funcionarios de la Comisión Nacional del Agua que han soslayado la observación del contenido del clausulado de los Títulos de Concesión y las desviaciones de agua y recursos económicos.
Irresponsablemente funcionarios del organismo de cuenca de la Comisión Nacional del Agua han puesto oídos sordos a los desesperados gritos de usuarios afectados y no se han preocupado por analizar el origen de los tradicionales grandes adeudos en algunos módulos de riego, donde el caciquismo es vigente.
En los últimos ciclos, un grupúsculo de usuarios abusadores se vieron afectados por su falta de previsión para solo sembrar la superficie que pueden regar con el volumen de agua asignada, emprendiendo una campaña en contra de integrantes de directivas de módulos de riego y de la S. de R.L., refugiándose en la delegación de la Secretaría de Agricultura, pretendiendo continuar con los privilegios del pasado, cuando el titular de la delegación, por una parte hace pronunciamiento por el ordenamiento y la asociación y por otro alienta las acciones de quienes se proclaman defensores del agua.
El Ing. Guillermo Aldrete Haas, delegado de la Secretaría de Agricultura destacó que la responsabilidad de SAGARPA como cabeza de sector es formular conducir y evaluar la política pública de desarrollo rural con la finalidad de elevar el nivel socioeconómico de las familias en el campo.
El gobierno tiene las herramientas las pone a disposición de los auténticos productores gente de trabajo, del campo, al margen de actores políticos, la planeación agrícola es política de trabajo.
Sin embargo, para lograr el objetivo inicial se deben de corregir desviaciones e incumplimientos del sector oficial, como el pago de apoyos y compensaciones, en ocasiones improvisadas y fuera de normas; la publicación a destiempo de acuerdos, impidiéndoles tomar determinaciones sobre las siembras, las cuestiones de crédito y aseguramiento, para solos mencionar algunos obstáculos.