XV años de la Fapermex

XV años de la Fapermex

Texto: Norma L. Vázquez Alanís

Tequila, Jalisco.- Solamente Jalisco y cuatro estados más de la República cuentan con la denominación de origen del tequila. La planta que se emplea para su elaboración es el agave azul weber, cuyo proceso de maduración es de seis a ocho años y se requieren entre cinco y seis kilogramos del mismo para cada litro de tequila. Actualmente la reproducción del agave se hace por la técnica ‘asexual’ a fin de que sea más rápida.
Así lo explicaron en la Casa Sauza a los delegados a las asambleas de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex) y del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo (Conalipe), en el XV aniversario de la primera.

Recibieron reconocimientos por trabajos periodisticos.

La bodega ‘La constancia’ cuenta con 15 mil barricas de roble blanco americano (que no se pueden fotografiar), importadas de Estados Unidos porque en México está prohibido hacerlas de ese material. Nos recordaron que existen dos categorías de tequila: el cien por ciento de azúcares de agave, para tomar ‘derecho’, y el de 51 por ciento de azúcares de agave y 49 por ciento de otros azúcares, para mezclar.
Para recorrer las instalaciones de la destilería ‘La perseverancia’ hubimos de ponernos chaleco y casco; la guía comentó que el tequila blanco es aquel que al salir de la destilación se mezcla con agua de dilución y se envasa; el tequila joven es el resultado de mezclar tequila blanco con reposado o añejo, mientras que el reposado debe estar sujeto a un proceso de maduración de dos meses en contacto directo con la madera de las barricas de roble. El añejo tiene que permanecer un año en las barricas y los extra añejos por lo menos tres años. Del tequila XA extra añejo de Casa Sauza sólo se producen 12 mil barricas.
Admiramos un mural hecho en 1969 por Gabriel Flores en el que plasmó la historia del tequila a la entrada de la destilería, donde se procesan 400 toneladas de agave extrayendo el jugo y la miel, y al que se le hacen tres destilaciones. Posteriormente ofrecieron a los periodistas convidados una comida en la Quinta Sauza, acompañada de un espectáculo de bailables y mariachi; en ese lugar se puede visitar una pequeña sala-museo donde se exhiben diversas botellas de tequila, algunas de ediciones limitadas.

Cena de gala para entrega de premios
El cierre del festejo por los XV años de la Fapermex fue con una cena que estaba anunciada como de gala, pero resultó taquiza, en la sede del Consejo Regulador del Tequila cuya terraza fue habilitada para recibir tanto a los comunicadores de todo el país participantes en las asambleas, como a los que por su trabajo periodístico recibirían el Premio México en su edición 2017.
Entre los 38 galardonados destacó el colega y amigo Abraham Mohamed Zamilpa, quien lo recibió en la categoría de ‘Trayectoria’ por sus 60 años de ejercicio periodístico con su columna, revista y ahora portal de Internet ‘Candelero’.
De última hora se avisó de un almuerzo con el presidente municipal de Chapala, Javier Degollado González, al que acudieron el domingo quienes no tenían compromiso de regresar temprano a sus lugares de origen.

Visita a la Ciudad Prohibida

Nuestro director Cesar Villalobos Lopez, con las catrinas de Chapala.

La jornada concluyó con una cena en el restaurante chino ‘La Ciudad Prohibida’, que intenta reproducir el lujo y decoración de aquel palacio imperial en Pekín, ofrecida por el candidato independiente al gobierno de Jalisco Manuel Ponce Huerta, quien en su alocución exaltó la labor de los periodistas, muchos de los cuales pierden la vida en el ejercicio de su profesión, y agradeció la presencia en el acto de los integrantes de la Fapermex y del Conalipe, cuyos dirigentes Consuelo Eguía Tonella y Teodoro Rentería Arróyave, respectivamente, hicieron un llamado a la unión de los periodistas que integran esos organismos porque sólo así podrán enfrentarse las agresiones contra el gremio.
Rentería Arróyave reiteró la demanda gremial de federalizar los delitos contra los derechos de la libertad de expresión y de prensa, e indicó que en México la mayoría de los periodistas trabaja como ‘free lance’ y se les paga por nota publicada, no por nota trabajada; “es el único país donde sucede esto”. Sin embargo, reconoció, se ha logrado que en Morelos y Baja California se incluya a los periodistas en los beneficios sociales.
Por su parte, la diputada federal por Jalisco, Laura Nereida Plascencia, dijo que “la profesión de las libertades es el periodismo y requerimos de las plumas del país para apoyar la iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo presentada en la cámara baja y que propone la protección de los periodistas tanto en su persona como en su economía”.

Disfrutando Casa Sauza.

La legisladora precisó que entre los puntos del documento de su autoría, destacan elevar a rango de profesión el trabajo de periodismo, obligar a todos los empleadores de medios públicos y privados para que garanticen a los periodistas todos sus derechos laborales, incluir la cláusula de confidencialidad de la fuente y que los periodistas que cubren la nota roja cuenten necesariamente con seguro de vida.
En cuanto a la cena, quienes esperaban degustar pato laqueado, sopa de wonton, chop suey, chow mein o cerdo agridulce, paladearon en cambio tamales de hoja de plátano y tequila.