Sin rectoría oficial, el campo al garete

Sin rectoría oficial, el campo al garete

* Cédula de cultivos sobre rodillas
* Siembras fuera de programación
* Cultivos con mayor demanda de agua
* Tierras con mayor superficie
* Módulos no prevén mayor demanda
* Sin transferencias les falta agua

Por César Villalobos López

MEXICALI.- Para que el agua se pueda entregar a los usuarios de acuerdo a las necesidades de cada cultivo, es necesario que la planeación de la cedula de cultivos en cada uno de los módulos se haga de acuerdo a la disponibilidad del volumen asignado, tomando en consideración la demanda o lamina de riego que se requiere y que los productores se abstengan de sembrar superficies mayores a su derecho de riego o cambien la siembra por otra que requiere de más agua.
Directivos de la S. de R.L. concesionaria de la red mayor del Distrito de Riego 014, afirmaron lo anterior tras analizar declaraciones y reclamos de productores y de directivos de módulos de riego, en relación a presuntas deficiencias en las entregas del vital líquido por parte de ese organismo y de la misma Comisión Nacional del Agua.
Señalaron que los derechos de riego amparados en los permisos expedidos con base en las inscripciones en el Padrón de Usuarios de la Comisión Nacional del Agua, amparan una lámina de 1.17 metros cúbicos por hectárea, mientras que para el algodón se necesitan 1.50, para el maíz 1.60 y para el alfalfa 1.80, motivo por el cual no se tiene disponibilidad de agua para un cuarto o quinto riego que los productores reclaman.
Recordaron que en el pasado, con la rectoría del Comité Directivo Agrícola, por las limitaciones de agua se tenían en el Distrito de Riego, se autorizaron, por cada derecho de riego de 20 hectáreas, la siembra de 14 hectáreas de alfalfa y 16 de algodón.
Leonardo Gaspar Blanco, Heriberto Montoya y Luis Padilla Orozco, presidente, Tesorero y Secretario de la S. de R.L. destacaron que en la actualidad, por diversas circunstancias, existen módulos ofertantes de agua, además de usuarios que rentan permisos y hacen transferencias de volúmenes para estar en condiciones de regar las 20 hectáreas del cultivo autorizado.
Destacaron que hay directivos de algunos módulos, como el 14, en donde se expidieron permisos de riego y siembra sin buscar el complemento de volúmenes para regar algodones, maíces y alfalfas, siendo por ello que solamente han contado con la disponibilidad de los 1.17 metros cúbicos por hectárea, insuficiente para dar riegos adicionales, por carecer de agua.
En la actualidad, directivos de varios módulos que ya consumieron los volúmenes asignados, pretenden obtener volúmenes del Banco de Agua, pero existen caso en que se arrastran adeudos, al tiempo que carecen de recursos para pagar el agua requerida.
Existen módulos como el 15 y el 16 que por diversos motivos cuentan con volúmenes disponibles para trasferir, pero también reclaman el pago de los mismos, independientemente de que obtienen ingresos adicionales por la venta de agua a la Papelera San Francisco, Maseca y la Siderúrgica y otras empresas, por mencionar algunas.
Reconocieron que se han tenido variaciones en las entregas de agua por parte de la Comisión Nacional del Agua a la red mayor, afirmando que esos compensados al recibirlos de la CILA en la presa Morelos, cubriendo los faltantes a los módulos.
Aclararon que los pedidos de agua a la Comisión Internacional de Aguas se tienen que hacer con dos meses de anticipación y las revisiones de volúmenes se hacen mes con mes y decena por decena, pero además, en los meses de marzo a septiembre se tienen gastos mínimos de 42.5 metros cúbicos por segundo y de 25.5 entre octubre y febrero de cada año.
En cuanto a la necesidad de rectoría oficial, los directivos de la S. de R.L. mencionaron la ausencia de controles en las superficies sembradas, tomando en cuenta que hay predios con mayor superficie al derecho de riego y por tradición se han sembrado en la totalidad, mientras que otros productores obtienen un permiso para sembrar trigo que si pueden regar con los 1.17 metros cúbicos por hectárea y lo utilizan, sin una transferencia de agua, para algodón, maíz, alfalfa u otra siembra que requiere mayor volumen del vital líquido.