Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Las costumbres

Por César Villalobos

Decían los viejos que “las costumbres se hacen leyes” y desde el nacimiento de los módulos de riego y de la S. de R.L. concesionaria de la red mayor del Distrito de Riego 014 Rio Colorado, los usuarios del agua, en ese entonces seleccionados para estar al frente de las asociaciones civiles y de la sociedad.

Desde la elaboración de los estatutos -ahora se ven plagados de inconsistencias y de vicios que propician la corrupción y el cacicazgo, al dejar sin voto a los usuarios del agua de los módulos para elegir a los directivos de la S. de R.L., facultad exclusiva de presiente y tesorero de cada modulo- hasta la integración de consejos de administración y vigilancia, manipulación directivos y de asambleas, en ocasiones para favorecer o proteger a quienes violaron estatutos o reglas operativas, ha estado presente la mano de funcionarios de la Comisión Nacional del Agua.   

La ignorancia de directivos sobre los alcances de una asociación civil fue aprovechada por nefastos funcionarios de la Comisión Nacional del Agua y algunos comisarios del gobierno del estado, para regir la operación de módulos y hasta cobrando honorarios o compensaciones por supuestas asesorías para dar celeridad a tramites.

Además de los funcionarios de la Comisión, ex empleados con funciones de gerentes de módulo, con el don de la ubicuidad se desempeñaron como gerente del Banco de Agua y asesor de otros módulos, desde luego cobrando por cada actividad desempeñada, como el caso de Rigoberto López, quien también le metió mano a volúmenes de agua de tierras no sembradas en el modulo 18,por citar un ejemplo.

Regresando al tema de las costumbres, usuarios de algunos módulos en proceso de cambio se sienten desprotegidos por la ausencia de funcionarios de la Comisión Nacional del Agua, cuando en realidad nunca debieron de haber intervenido, pero lo hacían porque llevaban interés para impulsar una planilla.

Lo que soslayaron los anteriores y los actuales funcionarios de la Comisión Nacional del Agua fue la observación del cumplimiento de los títulos de concesión a cada asociación civil, permitieron y permiten violaciones administrativas y operativas, en los expedientes de los módulos existen actas que consignan las irregularidades, en ocasiones suficientes para cancelar esos títulos.

Por fortuna, aun cuando los funcionarios del organismo de cuenca en la península de Baja California tienen miedo de actuar en contra de directivos de módulos “porque se nos echa encima la ANUR”, las acciones del Lic. José Guadalupe Cervantes Beltrán dan la impresión de que pretende poner orden, desechando la presión de directivos de módulos deudores que reclamaban recursos federales para modernización y para maquinaria.