Necedades….

Necedades….

Pirámide nutricional e IMSS

Sin predicar con el ejemplo en una buena parte de sus trabajadores, el Instituto Mexicano del Seguro Social, mejor conocido como IMSS, desde hace tiempo ha tenido una campaña en contra de enfermedades crónicas degenerativas como diabetes, hipertensión arterial, cardiopatías e incluso insuficiencia renal crónica, consideradas entre las más frecuentes en una persona con obesidad.

Los médicos familiares te remiten al área de nutriología, la nutrióloga te da cita y te envía a platicas grupales donde dan explicaciones de las consecuencia de la obesidad y de cada una de las enfermedades que por la gordura o la manteca acumula en el cuerpo, afectan el organismo.

Hablan de la importancia del consumo de frutas, de verduras, evitando manteca, harina y refrescos, así como de hacer una adecuada combinación, de lo que si puede comer, para tener una buena salud.      

Te dan a conocer la pirámide nutricional, señalando que es una guía para levar una vida saludable, aplicándola adecuadamente y señalan la parte más ancha como la base de la alimentación; ahí se ubican los cereales como arroz, harina, avena, maíz y trigo; también las leguminosas -frijoles, habas, lentejas, alubias, garbanzos-, que se caracterizan por ser ricos en hidratos de carbono complejos, principal fuente de energía del organismo. También contienen vitaminas, minerales, fibras y proteínas de origen vegetal.

En orden ascendente de la pirámide está el grupo de las frutas y verduras ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes, fitoquímicos, fibra y agua, que se deben de consumir en cantidades adecuadas y darles variedad, no  sólo una o dos de éstas, ya que algunas contienen vitaminas y minerales diferentes a otras, por lo que se recomienda preferir las de temporada, porque son más frescas y económicas.

En el tercer nivel, están los alimentos de origen animal: carne, lácteos, pollo, pescado, huevo y queso. Éstos se deben comer con moderación, ya que aunque son ricos en proteínas indispensables para la formación, reparación de tejidos y músculo;  además del calcio -necesario para que los huesos crezcan adecuadamente y los dientes estén fuertes-, también tienen un alto contenido de grasas saturadas y colesterol. Por ello, la porción de carne debe ser del tamaño de la palma de la mano.